Lo popular

En estos días se dio un intercambio super interesante entre Bruno (@brunoimlnam) y Amadeo (@kingmob84), dos viejos conocidos de virtualand.

Todo comenzó con el clásico (intenso, magnánimo, excelso) posteo de Amadeo en El Baile Moderno  sobre lo mejor del año.

En medio de la amable discusión, Amadeo dijo: “me parece un signo de enorme arrogancia asumir que no hay intención en algo solo porque es popular. hay una enorme intención! hay un propósito! hay una ingeniería! o al menos así lo veo yo.”

Y yo me metí a provocar: “Popular es una categoría arrogante, en todo caso. Estamos hablando pre Apocalípticos e Integrados y esas categorías ya fueron.”

Amadeo: “por qué sería arrogante?”

Ésta es la respuesta.

1) ¿Qué hace popular a lo popular?

Hay una idea popular que tiene que ver con la estética. Un artista logra popularidad (por ahora pensemos eso como un éxito cuantitativo) y cualquiera que imite esa estética podria ser nombrado como popular pero ya sin el rasgo cuantitativo. En el folklore se da mucho la idea de artista popular sin éxito cuantitativo, definido popular por la sombra de algún éxito de otro árbol.

Se abren dos versiones de lo popular: a) la música que pertenece (produce y consume) al pueblo como idea de identidad quimérica de una masa humana honesta y precarizada pero con superioridad moral y b) Popular es éxito cuantitativo y punto.

2) ¿Qué es vender mucho hoy?

Esos millones de clicks que hoy se piensan como el equivalente a los discos vendidos, ¿son sinónimo de “popularidad”? No se puede negar un éxito de nicho etario en esos números, pero los padres de niñes en primera infancia  sabemos que si netflix tirara estadisticas anuales, diría que Peppa Pig tiene 500 reproducciones y La Balada de Buster Scruggs una mísera reproducción partida en diferentes momentos aislados.

Entonces, ¿cuánta gente hay detrás de esos clicks? ¿Unos pocos adolescentes intensos viviendo el microclima de la identificación o millones de curiosos que quieren escuchar lo nuevo? Ni lo uno ni lo otro, pero más lo uno.

Así, habría que sacar el índice “Clicks/personas” para saber realmente si se es popular en cuanto cantidad de personas. Seguro hay gente dedicándose a eso y cobrándole a alguien. Apoyamos desde aquí esa patente de corso.

3) La amplificación de la imagen como motor de popularidad

Antes de escuchar un mísero lugar común de Duki, me lo había cruzado todas las mañanas en un cartel de la calle, en la tapa de la RS, en un comentario de mi hermano (“estuve hablando con el manager del Duki”), Duki acá, Duki allá. Duki Brahma. Duki “gato siamés” como le escribió alguien al cartel. Para cuando lo escuché, ya estaba aburrido. Y él, curiosamente, también sonaba aburrido.

En el consumo cultural de hoy, como en la naturaleza, la imagen llega antes que el sonido.

4) Lo popular como el hilo de plata que une la historia tradicional

La mona es popular. Mercedes Sosa era popular. Bueno, Gardel. Todos esos murales de mierda del rock nacional que enchastran el buen gusto y las paredes de la ciudad de Buenos Aires, son populares (Charly, Fito, el Flaco…todos sobrenombres, todos personajes de una gran telenovela donde no hay oscuridad, ni tensiones:  la ilusión infantil de la hermandad del diminutivo y el apodo antropomorfo). Se llega a una idea de lo popular que es saber más el nombre que la obra. Hay mucha más gente que sabe quien es Spinetta que sufrientes escuchas de sus discos ¿por qué es popular Spinetta y no Melero? Mi hipótesis es la del personaje de Gardner en Desde el Jardín. El éxito del artista popular es ofrecer una versión para cada uno. Cuando se es popular, aun cuando no existiese un pensamiento, se lo inventa ¿De qué otra forma se lo estima a Spinetta en círculos de agrupaciones de DDHH cuando el mismísimo artista apoyaba la pena de muerte para los pibes chorros?

Esta intención de nombrar popular algo que remite al “ser argentino”, es la parte que más se rompió cuando cualquiera que aparezca en la tele por más de unas semanas ya es más “conocido”. Pero momento: ¿“conocido” = “popular”?

Son categorías raras porque están determinadas por la foto de los tiempos. Ahí tenemos a Marley. El Marley conocido es el padre de Mirko. El Marley popular es el que mató la CIA inoculándole cáncer en un partido de fútbol.

Los conocidos van y vienen y ya no pueden sostener el peso de una identidad. Ese peso hoy no está. Ni siquiera la muerte prematura, un truco que no fallaba hace unas décadas, hace a un artista popular.

Otra forma de verlo es como una diana en donde en el centro está el grupo de personas identificadas con el artista popular, el que lo clickea muchas veces, que va a sus shows, que sabe y cada vez quiere saber más de él. Fuera de ese núcleo duro están los que lo conocen por conocer a uno de ese núcleo, el segmento “amigos de amigos”. El tercer círculo es el de los que se topan con los amigos de amigos y se enteran por curiosidad o insistencia. Ya no conocen la obra, sólo la imagen o el rasgo con el que se da a conocer (“el hijo de…”, “uno que hace…”, “el que dijo que…”). Ya en un lugar más alejado están los a que a veces escucharon hablar del artista pero que en el fondo les chupa un huevo.

El tamaño de esa diana mide la popularidad. Cuanto más penetrancia centrífuga, más “popular”. Pero, y ahí está el chiste, no siempre se da, aun cuando exista un buen núcleo duro en el centro, aparecen otras barreras que impiden el paso hacia lo popular (rechazo de códigos estéticos, círculos religiosos -ahí están los grupos evangelicos llenando estadios-, etc).

Todo ese movimiento se tamiza con el tiempo. Cuanto más tiempo se sostenga la radioactividad, más mutación de “conocido” a “popular”.

El artista popular queda como un actor de la historia. El artista conocido, como un actor del mercado. No son categorías excluyentes, muchas veces se incluyen, pero muchas no.

5) La arrogancia

Llego a lo que disparó todo esto. Ya estaba ahí: un posteo sobre esto ya es suficiente arrogancia ¡Otra que bailar la arquitectura! El problema es que uno pertenece a una red de goces que incluyen el divague intelectual en vez (o mejor dicho, a la vez que) menear el culo al ritmo del sonido gordo ¿Cómo describir todo lo de arriba con el cuerpo? Imposible. Tan imposible que sigue siendo necesaria la voz para poder bailar. No hay hit popular instrumental. Hubo en su momento, pero la voz es fundamental, por más que la letra sea una descripción obvia de los marcos de disfrute (“Sí, sabes que ya llevo un rato mirándote/

Tengo que bailar contigo hoy”)  o una rumiación absorta (“Paso mucha’ noches pensándote

Yo no sé ni cómo ni cuándo fue”). No hay en las letras de los hits populares nada que sea disruptivo, más bien es una lección de memoria de las condiciones de vida actual. Depende de qué lado de la cinta de moebius se agarre, pueden ser la repetición de lo obvio (el clon hablando) o el mensaje original (los aparatos ideológicos actuales).

En resumen, es arrogante la categoría popular  porque tiene una impronta cualitativa y no cuantitativa, porque se dice desde un lugar diferente (por eso se puede ver) y porque funciona en dos dimensiones complicadas: a) la distancia empática (“este trapero que habla de consumo e imagen en realidad es un revolucionario que está generando una incomodidad resaltando los efectos salvajes del capitalismo tardío”) o peor, b) la distancia tilinga que se cree aristócrata por escuchar otras mierdas consolidadas como tesoros (“yo no escucho esa mierda de ahora, a mí dame algo bueno: Led Zeppelin, Queen, los Beatles” -O Neu!, The Fall y Pere Ubu, en este caso da igual-).

6) Ya otro lo dijo antes, mejor

Entre Hildegarda de Bingen

y las chicas que cantan lo de My Chemical Romance

mientras esperan en la puerta de El Corte Inglés …

Hay un juego

de prefiguraciones y reflejos,

Hay un hilo secreto,

e invisible de tan fino,

Porque lo viejo es lo nuevo

y lo culto popular.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s