Audiopsia: Del ’63 – Fito Paez (1984)


1 Del ‘63

La primera canción de la carrera solista de Fito Paez es un curriculum. Una lista de hechos y sensaciones desde su nacimiento hasta los 21 años que tenía en el momento de au ópera prima. El joven Paez se muestra como un producto hecho con retazos que van  del asesinato de Kennedy a un guardian de la plaza con un palo de escoba

Denuncia una tensión del tiempo entre el barrio y la gente que están igual que ayer, el pesimismo de un siglo que se muere y no cambia más y el viento que le toca la cara . A esa brisa el narrador la interpreta como un cambio de rumbo. Inmediatamente nos culpa a todos por la agonía del siglo en cualquier hospital (“nosotros tenemos la culpa”) pero de golpe ordena: “hay que solucionarlo” ¿La solución? Un llamamiento a la humanidad. “Llamemos al débil y al orador, al mozo, al poeta, al músico, al peón. Llamemos a todos los hombres, que el banquete está listo”. Es con todos.

Y en ese momento pre revolucionario de percusión y solo de guitarra, Paez se para arriba de una tarima y proclama: “nana nanena nana ná”. Y termina la canción. 

Highlight: “El mundo me hizo crecer entre zanahoria y carnes” 

2 Tres agujas

Una canción re García. Diagnósticos de situación (“están partiendo el mundo por la mitad”) y autorreferencia de la técnica musical (“una válvula de escape se transforma en un acorde”). El rock nacional tiene mucho de esto de hablar de acordes y canciones dentro de las canciones. Tres agujas además tiene otros signos patognomónicos del embotamiento del género: un bajo hi fi tocado a la altura del esternón y un solo de bandoneón de Yamaha que es al tango lo que la “salsa Knorr para pollo” a la preparación de un pollo al horno. 

Highlight: “Y te daré una flor antes que un decadrón”.

3 Viejo Mundo

Una canción que funda una linea en la producción de Paez: la meolodía con ambición. Más Kinks, menos Beatles ¿Lo habrá sabido? 

Hay más listas: El agua, el sol, el viento, el musico, el peatón, una esperanza: seré montaña. Paez ha hecho una carrera de la lista y el namedropeo.

Se nombra a la cocaína asociada a un arma antes que el hip hop pero después que el tango reo.

Puntos geográficos referidos: Japón, Buenos Aires, Catamarca. 

Al viejo mundo, que en Del 63 lo nombra agonizante, acá le dice que “lo quiere ver cantándole al futuro y con toda esa gente”. Sin embargo, la muerte está: dice que evitará el velorio. 

Highlight: “La noche da su sexo a Buenos Aires”

4 La rumba del piano

Arranca con un diálogo, un intento de transmitir que estar grabando en un r estudio no mata el desparpajo de la sala de ensayo. Un truco de moda en la época: lo hicieron Seru, Sumo, y Los Twist.

Hay que decir que La rumba del piano no es muy rumba que digamos. Cubre otro tópico de autorreferencialidad: la idealización del instrumento. Total, el piano no puede hablar, no puede decir “odio la rumbita, dejá de hablar de mí”.

Highlight: “Rumba, mamá”

5 Cuervos en la casa

Típico exponente del género bajón de merca. Si uno cierra los ojos, puede imaginarse: noche, neon, adoquines mojados, musculosa blanca, espejos, rayas.

Highlight: “Tiene más filo una decisión que una gillette en la espalda.”

6 Sable chino

La idea de blues que tenían los ochentas: una melaza con olor a spray Robin. Se menciona a la Coca Cola pero no es un buena canción de las que nombran a la Coca Cola (son mejores  Lola y Common People, por ejemplo). El impuesto al saxo se paga en esta canción con un solo largo y horrible después de nombrar la palabra saxo. He ahí un detalle a tener en cuenta: muchas veces en el pop el solo de saxo aparece luego de que la letra dice “saxo”. Si ya sabemos que es un instrumento que no puede quedarse callado cuando no lo nombran, imagínense si en encima lo convocan. 

Highlight: Ya no me importa quien soy si un mal parido, esquizofrénico de hoy o un guerrillero, militante de qué…?

 7 Rojo como un corazón

Otra canción de piano cuya letra dice “piano” y “canción”. El autor es Fabian Gallardo, parte de la banda de Paez que ha desarrollado una carrera en la Primera B del rock nacional. Podríamos pensarla como pertenciente al pop Tubby 3 y Tubby 4, una estética más cercana al jingle que a una obra, jingle que , por otra parte, fue hecho en el mismo año que el disco (1984)

Highlight: Quiero ser blanco en un ajedrez quiero ser rojo como un corazón

8 canción sobre canción

Otra canción cuya letra habla de una canción (acá también dice “pentagrama”). A esta altura uno puede pensar que es un milagro que Paez haya podido hablar de cosas que no estaban al alcnace de su vista cuando componía. Participa otro animador de las categorías del ascenso: Ruben Goldin. 

Highlight: Blanco para la flecha, blanco que es armonía

9 Un rosarino en Budapest

El cierre festivo con un pop liviano que podía haber dado brillo a la masa de pan de salvado que cubre la mayoría del Rock Nacional. Hay que decir que Paez le puso ganas al pop, no le daba tanta vergüenza sonar cursi. Otra vez se habla de “música” en la letra. Y de irse a otro lado. Unos arreglos de vientos de sintetizadores rompen el “clima More than this” de la guitarra sobre el beat. Es un buen final.

Highlight: taza, pico, sexo, moño, caño, delay.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s